Leyendo algunos artículos en la web, me encontré con éste interesantísimo y simple artículo. A continuación remito entonces el artículo de Pablo Félix en la página web argentina PM de mercadeo de farmacia.

Lo dejo a su consideración,

Publicado en Febrero de 2009.

El líder resiliente en época de crisis

En ciencias sociales, “resiliencia” alude a la capacidad humana de ser transformado por las experiencias adversas. En épocas de crisis, el líder resiliente sabe enfrentar las circunstancias desfavorables, sobreponerse a ellas y salir fortalecido.

Tome una lata de gaseosa vacía y presiónela con su mano…. Muy bien…. Ahora afloje la presión: la lata quedó aplastada. Ahora tome una pelota de tenis y vuelva a presionar con toda su fuerza. Ahora suelte. La pelota ha vuelto a su forma original.
En física, esta propiedad de algunos cuerpos se llama resiliencia, y refiere a la capacidad que tienen los materiales de volver a su forma original cuando son forzados a deformarse.
El término resiliencia también es usado en las ciencias sociales para hacer referencia a la capacidad humana de enfrentar, sobreponerse y de salir fortalecido e incluso transformado por las experiencias adversas.
¿Podemos entonces hablar de resiliencia en las organizaciones? ¿Cómo aplicar este concepto para pensar en los líderes dentro de ellas?

Hacia la “incomodidad creativa”

En su camino hacia la excelencia, un líder debe ir desarrollando varias competencias. Una de ellas, fundamental en estos tiempos donde los cambios son constantes y la crisis golpea cada mañana a nuestras puertas, es la capacidad de conducir a su gente hacia una zona de “incomodidad creativa”. Esto consiste en ser capaz de lograr que la gente mire la crisis como un desafío del cuál se saldrá fortalecido, de desarrollar todos los sentidos para encontrar modelos interesantes de crecimiento, de hacer que el área se convierta en un “semillero creativo” generando recursos propios desde la misma gente.
Sin embargo, pareciera ser que el modelo que impera en el management es aquél que indica que, frente a una crisis, lo primero a realizar dentro de una empresa es eliminar o reducir al mínimo la capacitación. Esta visión describe el modelo de “Capitán” elegido para conducir la nave-organización: uno que no toma en forma creativa y visionaria su conducción, sino que tira marineros y botes salvavidas por la borda con el objetivo de reducir el cargamento.
Cuando una organización entra en una etapa de crecimiento más lento o en una meseta, está en un momento ideal para rearmarse. El hecho de que su producción haya descendido le brinda más tiempo para dedicar a aquello que, en la matriz de Urgencia e Importancia, llamamos “No Urgente/Importante”.
Manos a la obra
Es hora de mirar hacia adentro y comenzar a valorar y a hacer uso de las capacidades de nuestra gente, de tomar en cuenta nuestros propios recursos, la riqueza intelectual con que cuenta la organización, de ver quién aporta qué. Conocer a nuestra gente es lo fundamental para que este modelo funcione.

Volvamos un poco atrás. Aplicado a una organización, el término resiliencia alude a su capacidad para volver a estar en forma luego de superada una crisis, y dentro de la organización de tomar a cada equipo y que ellos sigan también en forma. Las empresas que no comprendan y prendan todos sus motores de desarrollo, creatividad y escucha interna, verán muy obstaculizado su camino al éxito.

Por lo tanto, el líder deberá hacerse las siguientes preguntas:
· ¿Está mi equipo preparado para afrontar esta crisis en forma creativa?
· ¿Cuáles son las fortalezas de mi equipo al respecto?
· ¿Qué dejaré de hacer (y, por lo tanto, delegaré) para enfocarme en lo importante para mi función durante esta etapa?
· ¿De qué modo puede contribuir cada uno de los integrantes para nutrir a los demás?
· ¿Cómo voy a capacitar a mi gente?
· ¿Cómo podemos contribuir a la organización, es decir, cómo contribuiremos a nuestros clientes internos?
· ¿Estamos haciendo lo mismo de siempre, o encaramos esta crisis de un modo distinto?
· ¿Quiénes son las personas dentro o fuera de la organización que nos darán soporte?
· ¿Cómo voy a inspirar a mi gente a llevar este desafío con éxito?
· ¿Quiénes van a capacitarnos dentro de la organización?
· ¿Qué nuevas alianzas haré dentro y fuera de la organización?¿Qué más haré para que mi gente se sienta más motivada durante este proceso?
· ¿Cómo celebraremos el éxito?
El líder resiliente toma a la crisis como oportunidad de crecimiento, toma al desafío con una visión pro-activa y contagia esta energía al resto de su gente, creando un campo mórfico que podría ser percibido por otras áreas.
Así, comienza a contagiar este modo posible y positivo para salir adelante. Los líderes son las llaves fundamentales para que una organización crezca tomando al espiral virtuoso como camino.
Por supuesto que esto requiere trabajo y foco en la gente y su potencial, pero bien vale la pena aclarar que no hay mayor motivador que este modelo.
Visita nuestros PATROCINADORES y colabora con PMFARMA!

Anuncios