Las formas cruentas de la voz

Caminaba de pronto sin más ritmo
que las turbias certezas de haber perdido,

No hay tiempo ya -dijiste-

Y no quise tantas veces escuchar tu voz.
no quise verte frente a frente y admitirlo.

Total para qué

pensar en doscientos besos adeudados

Para qué
pensar en este momento terrible
en que la garganta se rompe de silencio.
No hay más…

Porque la traición la hicimos las dos…

Tú madre
por las manos ensangentadas

Y yo por siempre decir te quiero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s