¿Tu candidato conquista por una noche?

Toda gran campaña política reescribe las reglas;

idear una nueva forma de ganar

es lo que le da a las campañas

una ventaja comparativa contra sus adversarios.

Norman Podhoretz

 

En el artículo anterior: ¿Economía electoral?  comenté sobre las premisas necesarias para diseñar una campaña política. Las cuales puedo resumir en una frase: “Conoce a tu electorado, pero conócelo bien. Porque esto es un tema de conquista”.

Esto significa conocer el MEN (Mínimo Electoral Necesario) de cada elección que básicamente resulta de la lectura del escenario o “mapeo electoral” (¿cuántos votos hay disponibles o son susceptibles de conquista? ¿Cuántos votos comprometidos con los otros candidatos hay? ¿Qué motivaciones hay detrás de ese “compromiso”? ¿Cuáles son las cuotas máximas y mínimas? ¿Cuánto es el voto volátil?).

En un escenario de alta fragmentación política, y demasiados candidatos (entre 15 y 25) no gana el que logra la mitad más uno; sino el MEN (al menos en primera vuelta, cuando aplica).  Con ello, el costo más efectivo de inversión en campaña resulta de lograr visualizar la cantidad necesaria (cuantitativa) de votos a conquistar y cruzarlo con los segmentos/audiencias (cualitativa) con las cuales mi perfil de liderazgo puede conectar.

¿Para quiénes soy “creíble”, “verosímil” y “posible”? Se trata de capitalizar el poder necesario para incidir en la política como coyuntura (escenario temporal) y entrar en la política como estructura (andamiaje político-administrativo), para dominar la política como resultados (políticas públicas); en una clara, evidente conquista de poder (capacidad de persuasión para que los grupos adopten una conducta deseada por el liderazgo).

Ahora bien, ¿cómo determinar la relevancia de las acciones de campaña para ese electorado que hemos aprendido a conocer? y ¿cuáles son los perfiles necesarios en el comando de campaña que entregue ese mensaje? Hay dos claras claves: el equipo estratégico-creativo y el equipo del Comando de Campaña.

El primero es transversal, opera con incidencia a lo largo y ancho de los canales de campaña (es el cerebro de la operación política).  El Equipo mínimo: Jefe/Gerente de Campaña (que luego dirige las acciones del Comando), Comité Político, Asesor/Consultor Político y el Candidato.

El segundo es indispensablemente operativo (los pies, brazos y rostro de la campaña). El equipo mínimo ocupa: Agenda, Logística & Movilización, Finanzas & Recaudación, Legal & Personería, Comunicaciones: Imagen, Prensa & Redes. La dimensión de estas áreas dependerá del tamaño de la campaña (y de los recursos económicos).

El candidato es el corazón. La muestra de vida, ritmo y centro simbólico de emociones de la campaña. El centro emotivo, real de la campaña, es la historia que resulta de la conexión perfecta entre cerebro, cuerpo y corazón.

La campaña: el momento de conquista.

La campaña política es un momento de renovación del pacto socio-político. Es el “momentum” de acto de fe, donde se renuevan votos de confianza en el sistema democrático, donde actores políticos y sociales deberían “darse el sí”. (Cuando las campañas pierden de vista esto, encontramos “lunas de miel” que acaban rápidamente y con ello, entramos en el divorcio. (Todos saben de lo que hablamos).

Entonces, entendiendo esto, la campaña ha de ser el proceso de conquista, enamoramiento y conocimiento. (Si queremos un matrimonio que no resulte en fracaso o un noviazgo fugaz o “amores de una noche”: elige bien a “tu cónyuge”/ candidato/ elector). Las acciones de campaña hoy día, deben ser organizadas desde tres canales: Campaña de Tierra, Aire y Cielo porque la interacción de esta “parejita electoral” pasa por una historia de seducción/enamoramiento en diversos espacios. Eso sí, comprendiendo que “el medio es parte del mensaje”; porque en campaña, en política “Todo comunica”.

La Campaña de Tierra “La cita” obedece a la lógica de comunicación corta y media distancia. El líder se comunica con el grupo de forma horizontal. (Ojo con los fanáticos de los podios y tarimas alejadas). Si es comunicación corta distancia, es corta distancia. Si vamos a distancia media, por ejemplo el “mitin”, crear distancias insalvables probablemente separe al líder de la audiencia. Sobre todo comprendiendo que no se está en un mitin partidario, es un mitin electoral. No se trata de estructura partidaria, se trata del libre acto de entregar(se) voluntariamente el voto a una opción física (candidato) y no de seguir una línea disciplinaria de partido. En el acto de enamoramiento es la cita. ¿Te sentarías en un trono alejado para cortejar? ¿No verdad? Te sientas en la mesa y más bien acercas la silla. Lo mismo en la campaña, sea un puerta a puerta, caminata, reunión gremial. Escuchas a tu conquista y buscas conectar con él (ella), con todos tus encantos (o lo que piensas que son).  El equipo central de Tierra en Comando de Campaña es: Jefe de Logística & Movilización.

La Campaña de Aire: “La carta” Las acciones de Aire, que contemplan los medios de comunicación tradicionales como la radio, la televisión, el panel publicitario, la prensa… se trata de comunicación “larga distancia”. Puedes dar un mensaje o unos pocos mensajes a la vez; respondes a un escenario (tiempo político) específico, estás limitado porque no puedes controlar diversos factores (ni cuándo llegará el correo, ni cuándo tu pretendido(a) lo abrirá, ni qué piensa al leerlo u oírlo). Las palabras deben ser las precisas, las frases claras. Y casi siempre hay algún ruido de por medio; no sabes si abrirá el correo solo(a), si alguien opinará sobre el tema. Por ello es que el Media Training ayuda al candidato a pulir su mensaje de larga distancia. Se establecen claves del discurso que permitan tener un rango de actuación que mitigue los riesgos de “mal entendidos”. El equipo central de Aire en Comando de Campaña es: Jefe de Comunicaciones: Imagen & Prensa.

La Campaña de Cielo: “La llamada” ¡Ah la tecnología! La comunicación que acorta distancias. ¿Qué sustituye la tecnología? En una relación de pareja, diríamos que se acerca más a la cita que a la carta. ¿Por qué? porque hay interacción en este sentido la lógica de la campaña de cielo es “corta y media distancia”. No es una sustitución (más barata) de los medios de comunicación tradicionales. Por el contrario, es una forma eficiente extender “la cita”, logrando superar las distancias físicas. En este sentido no son cuentas con las que interactúas, son votantes.

Tu presencia 24/7 en internet, y muy especialmente en redes sociales, es una campaña de tierra virtual. Por ello es fundamental que sepas segmentar tanto como lo harías en Tierra, y que respondas a quien te habla de la forma en la que esperas ser percibido. Una estrategia digital microsegmenta audiencias (prepara el sitio de la cita, se viste para la ocasión) y establece una “llamada” con espacios para escuchar (Bidireccionalidad). Busca conquistar. ¿No llamarías a tu pretendido y lo abrumarías solo con tu voz y tus temas? No. ¿No dejarías que tu sobrinito decida qué vas a decirle? No. Tampoco en la campaña. El equipo central de Cielo en Comando de Campaña es Comunicaciones: Redes Sociales (Community Manager & Record Manager).

Pero por el momento, veo muchos candidatos “gileándose” electores.

¿Economía electoral? o de las Campañas políticas y estrategias para conquistar votos

Las campañas cuestan mucho cuando se pierden. En estos momentos por todo el Perú están empezando las campañas electorales. Los candidatos arman sus publicidades: foto, nombre del candidato, logo del partido, cargo y eslogan. Montan locales de campaña, comités de base, hacen polos, gorros y regalan souvenirs. Es un viaje alucinante por las fórmulas manidas, aplicadas en un escenario de alta desconfianza y decepción.

¿Funcionan estas viejas fórmulas? Para hacer publicidad sí, pero no para propiciar la agitación que legitime. ¿El lado positivo? Las empresas dedicadas a la creación de adminículos electorales, las de paneles, las de medios y las imprentas empiezan a mover ese aspecto de las campañas: la economía electoral. Interesante para dinamizar indicadores, triste para quienes invierten en hacer una campaña política perdedora.

Las herramientas publicitarias tienen el efecto necesario de dar a conocer, pero no necesariamente logran crear la relevancia que posiciona. Tampoco logra el escenario propicio para crear la “noción de grupo” (el nosotros) que permite el proceso de agitación (inconformidad con el status quo o establishment) de paso al liderazgo que encarna el candidato con sus propuestas (la propaganda) y que busca incidir en “la forma de pensar” del electorado.

El proceso de agitación, propaganda y publicidad es retroalimentativo.Todos se apoyan en lo mediático (lo publicitario), lo que cambia es el contenido. Es decir, la publicidad se alimenta de la agitación y la propaganda.

¿Pero cómo selecciono o perfilo la agitación? He aquí el mayor de los fallos de la mayoría de las campañas: se saltan el primer paso, la investigación. Frente a un electorado cada vez más complejo en sus relaciones, más expuesto a la publicidad comercial, a la farándula y a las redes sociales, en medio de la apatía hacia los asuntos políticos, el reto es lograr un proceso de agitación segmentado pero contundente.

No podemos hablar todo el tiempo de la misma forma, comunicar el mismo nivel de profundidad. Tampoco podemos apelar a los mismos estímulos. El electorado ya no es una masa uniforme que responde mayoritariamente igual, sino conglomerados que requieren de estrategias atomizadas para causar mayor intensidad en las respuestas grupales, que se suman a un eje central o promesa base (mensaje paraguas).

Esto solo se puede lograr por dos vías. a) Teniendo partidos políticos fuertes, orgánicos y neuronales, que mantengan relaciones continuas y profundas con la sociedad por grupos de interés o b) Con investigación cualitativa por grupos de interés sobre los temas/liderazgos que atraen, los que condicionan y los que podrían importar. También con la investigación cuantitativa que valida la relevancia temática, la efectividad de mensaje y el posicionamiento de nuestro candidato. Como sabemos, no hay partidos o movimientos fuertes que sirvan de puente a la sociedad actual. Pero una buena campaña, de seguro, permite empoderarlos.

La construcción de relaciones desde un punto muerto debe hacerse de forma organizada, sistemática y verosímil. El reto entonces es lograr no solo saber lo que se necesita saber, sino además articular una campaña coherente que luego brinde una base de acción (gobernabilidad).

Es necesario empezar por el candidato. Trabajar el perfil de liderazgo del candidato con herramientas como el perfil psicopolítico, el media training, la oratoria contemporánea y el perfil de redes sociales (reputación digital) para hacerlo verosímil ante los grupos de interés a los que quiere liderar. Sin candidato no hay campaña.

Una campaña coherente es efectiva. Por ello es organizada, funcional y medible. Las campañas efectivas tienen tres características básicas: 1) Un comando de campaña con perfiles capacitados y tareas claras. 2) Control sobre el costo del voto y el mapeo electoral (relación de gasto de campaña con adhesiones al proyecto político) 3) Una planificación consistente con las dinámicas sociales, el manejo de las amenazas, la coyuntura y el mapeo territorial.

Un candidato coherente y una campaña verosímil, logran la incidencia necesaria para llevar adelante una estrategia de financiamiento. Recordemos que la campaña más barata es la más efectiva.

En el próximo artículo hablaré sobre cómo determinar la relevancia de las acciones de campaña y los perfiles necesarios en el comando.

Algunas preguntas y respuestas sobre el primer año de PPK por @nancyarellano

PPK12

El presente cuestionario fue idea de mi amigo Jose Carlos Mestas, Jefe de Redacción del diario el Arequipeño quien me lo hizo llegar para saber mis impresiones.

  1. PPK hizo un balance de su gobierno y dijo que cometió varios errores, para ti ¿cuál fue el peor?

El peor es la sumatoria y la imagen que va impregnando en la población. Pero si hay que asignar, el más grande error de PPK, que  aún persiste, es no contar con una verdadera estrategia de comunicación política como gobierno, lo cual deriva de tres factores clave:

1) La ausencia de partido con P mayúscula, no hay una visión a corto, mediano y largo plazo.

2)La ausencia de operadores políticos y cuadros que operen macro y micro  que es consecuencia de la primera.

3) La falta de margen de maniobra en el gabinete  consecuencia de 1 y 2.

Pero no pareciera haber ni un intento verosímil de organizar, con un equipo mínimo, una estrategia que mitigue los riesgos que supone entrar al poder sin esas tres condiciones. Por ejemplo programa socioproductivos enfocados en las regiones. El papel del Ministerio de la Producción y el del MIDIS  ha sido bastante marginal bajo el liderazgo de PPK.

  1. ¿Crees que en lo económico pudo hacerlo mejor?

Indudablemente. Creo que acciones concretas en planes masivos que sumen o combinen dos grandes taras actuales del sistema: la ralentización económica y la conflictividad social.  PPK necesita exibir liderazgo en ambas líneas y eso solo sería posible con la actuación directa del Ministerio de Producción trabajando con las Cámaras de Industriales como brazo ejecutor de la cara productiva, y con el MIDIS como brazo ejecutor de la cara social. Se trata de escoger un par de líneas de acción en sectores clave como textiles o agroindustria.

  1. ¿Aseguró que era un gabinete de lujo pero han renunciado tres de ellos?

Un gabinete de lujo no se puede anunciar, se muestra con el ejercicio político.  Los tecnócratas latinoamericanos han estado siempre muy lejos de ser gabinetes eficientes si no están acompañados de los operadores políticos que permitan implementar los correctivos necesarios para el país y suficientes para la población en alta consideración de la gobernabilidad como indicador.

  1. ¿Debe conformar un gabinete de más plural?

Totalmente. Al tener ausencia de partido y no haber construido alianzas estables, visibles y frontales; se hace necesario que midan la creación de un gabinete que tenga apertura político-partidaria, e insisto en esto, político-partidaria en tanto que hay operadores políticos sin partido, y partidos con estructuras funcionales que siguen teniendo importancia en el engranaje estatal.

  1. ¿Todos dan como hecho el indulto, crees que debe hacerlo o no?

Es un tema muy sensible. Creo que por las dimensiones del asunto para la sensibilidad del país, es necesario que se llegue a un acuerdo frontal entre el Congreso y el Ejecutivo. Sin embargo, creo que es un tema que si bien no es de urgencia nacional, irrumpe en la escena y distrae de los temas que si deberían ser prioritarios. En ese sentido, creo que sería deseable pasar la página del caso Fujimori  y proceder quizás a prisión domiciliaria por medidas humanitarias.

  1. ¿Cuál sería el costo político de su decisión?

Creo que si proceden a prisión domiciliaria, sería menor el costo político. El indulto tendría un costo importante para el gobierno en los sectores de izquierda que le apoyaron en la segunda vuelta, pero no estoy muy segura de que ya no hayan retirado su apoyo al gobierno, por lo que muy probablemente sea un grito sordo en la gestión actual.

  1. Comentabas que le falta calle…

Totalmente. Sin operadores y sin estrutura partidista, o bien crea planes de acción directa y masifica dos o tres políticas públicas en calle con programas directos o se verá cada vez más disminuida su aceptación popular.

  1. Precisamente la calle está caliente con tantas huelgas, ¿se soluciona con diálogo o mano dura?

Creo indudablemente que es una combinación. Tanto diálogo y tolerancia como sea posible, y tanta mano dura como sea necesario. Es decir, no podemos tener un Estado indolente, como tampoco podemos tener un Estado que admita el perjuicio de los muchos en dudoso beneficio de los pocos. Siempre que haya razón la justicia como principio debe operar, pero tampoco podemos caer en el chantaje o la inviabilidad improductiva.  Los cuerpos de seguridad del Estado deben atender a sus tareas de mantener la seguridad de la nación para el desarrollo socio-productivo, pero los órganos del ejecutivo deben tener canales efectivos para zanjar las diferencias con los gremios y sindicatos que hacen la productividad viable.

  1. Sin operadores políticos es poco lo que puede hacer, ¿no crees?

Si, por ello es que urge la apertura político-partidaria. Identificar liderazgos (partidarios o no) dentro de los sectores clave que permitan retomar el rumbo de crecimiento y aplacar la conflictividad social en un compromiso serio por el país, por todos.

  1. Luz Salgado asegura que gracias al congreso pudo gobernar, ¿hasta qué punto es cierto?

Creo que el Congreso no ha frenado realmente la acción estatal, han dado las facultades y aprobado la mayoría de los decretos legislativos. Más allá del show mediático en torno a los ministros, muy mal manejado por cierto por los medios y por el propio ejecutivo y el legislativo; no ha habido refrenos reales.  Esperamos que se supere este escenario más mediático que otra cosa, y que se opte por aplicar las medidas de reactivación económica de forma eficiente. O hay un concurso de fuerzas o el establishment (que son ambos) se verán profundamente perjudicados de cara a 2021.

  1. Muchos han visto a un fujimorismo arrinconando a PPK…

Si pero creo que ha sido más un show mediático que otra cosa. Y se han dejado arrinconar en parte porque la bancada de PPK que es pequeña es absurdamente disfuncional.

  1. Galarreta es un mensaje que se va a endurecer la oposición al gobierno

No necesariamente. Creo que Galarreta había estado haciendo camino para presidir el Congreso. Creo además que es un ficha útil al fujimorismo para que se sienta en el juego de poder, el peso mediático. Pero también creo que sería tonto que Galarreta se condene a un papel de obstrucción que podría explotarle en la cara, si realmente el fujimorismo quiere tentar nuevamente la presidencia en 2021 con éxito.  La pregunta es si Galarreta quiere ser un pequeño político útil o un gran inútil político. Es más… me atrevo a preguntar si Galarreta quisiera ser un gran útil político. Si sus ambiciones llegan hasta el poder máximo encontrará los refrenos necesarios para seguir en carrera y la obstrucción no es una opción.

  1. Concuerdas con quienes dicen que su elección es un mensaje a Kenji

No. Creo que Kenji tiene otros planes y croe que el fujimorismo está haciendo lo propio para que los planes se materialicen.

  1. Ves a mediano plazo una ruptura en el fujimorismo

Si. Pero la veo como parte de un plan definitivamente estructurado en función de ampliar la base de posibilidades y de poder.

  1. La población desaprueba al congreso, es lamentable su desempeño…

¿Cuándo lo ha aprobado realmente?  Hay problemas de fondo en nuestro comportamiento político; un circulo vicioso de desaprobación, crítica y desinterés que no permite subsanar esa subrepresentación en la política como estructura; círculo que deja la política en manos de personajes muy lamentables y que pretende que, un pequeño grupo de buenos hombres y mujeres, que sí los sigue habiendo, logren llevan las riendas de la mejora del país.  Es una tarea imposible si no empezamos todos a participar activamente de la política.

  1. Como evalúas el trabajo del gobierno en la región sur

Insuficiente y decepcionante para la región que más apoyó su candidatura.

  1. Falta impulsar proyectos de desarrollo para Arequipa

Absolutamente. Creo que hay que bajar a tierra la gestión, no puede quedarse en reuniones de oficina y eventos protocolares. Por ejemplo se hace necesario que se tome en serio la planificación urbana de una ciudad del peso de Arequipa para la economía y el desarrollo del Perú; hay que retomar ideas que se han puesto sobre la mesa, como la autopista Arequipa-La Joya, la Vía Expresa Metropolitana, reparación de las represas y construcción de una nueva cercana a la ciudad, el desarrollo de un parque industrial moderno en función del crecimiento demográfico y el desarrollo industrial en consideración de las posibilidades y riquezas de la región, parques zonales que permitan hacer la ciudad disfrutable, caminable y punto de esparcimiento para los arequipeños y turistas … ¡Tantas tareas pendientes! que solo podrán atenderse con el concurso de fuerzas de los distintos niveles de gobierno. 

  1. ¿Qué expectativas tienes para este segundo año de gobierno?

Que despierte y empiece a entrar en la calle, en el campo, en la cotidianidad de los peruanos. Espero que dejen de hacer marketing publicitario (porque creo que no alcanza a ser político), para empezar una política nacional de comunicación política que aceite las relaciones de poder en función de la gobernanza multinivel. Es urgente el concurso de fuerza.  Mucho ha hablado el presidente en el mensaje a la nación este 28 de julio, todo sonaba muy bien, demasiado bien.  Muy hermoso discurso sobre los “qué” el problema son los “cómo, cuándo, dónde y quién” …. Ojalá se cumpla el 50% de lo mencionado, pero si nos quedamos solo en el discurso, en la promesa, en el marketing, en el gesto, no veremos muchos cambios.   La realidad no es lo que Pedro Pablo piense, o diga, es lo que logre hacer efectivo con un equipo que más que de lujo, esperemos sea de tierra.

 

 

@nancyarellano

 

 

 

 

 

 

 

Julio en el ojo el huracán: ¿David o Goliat en campaña?

Captura de pantalla 2016-02-16 a las 12.56.18 p.m..png

El JNE ya le dijo a Guzmán que no convalida las subsanaciones presentadas por Todos por el Perú, en lo que se refiere al registro de modificaciones del Estatuto y autoridades del partido. Esto significa una complicación en la carrera electoral ya que, ciertamente, puede desencadenar en que sea retirada la candidatura. Pero aún esto no sucede. Y es probable que el pronunciamiento final del Jurado Especial de Lima Centro termine siendo favorable a la agrupación política.

En este escenario, políticamente, Guzmán intentará capitalizarse como el David contra Goliat. Y ciertamente,logrará efectos en los llamados apolíticos y anti-políticos que le apoyan. Ambos grupos, numerosos en el escenario actual del Perú, creen que el Estado y la clase política dominante no tienen respeto por la ciudadanía; así que su valoración sobre el respeto de las “formas” es bajo. En este sentido que Guzmán coloque como prioridad el derecho a la participación política frente al cumplimiento burocrático de formatos, calará positivamente en el electorado. ¿quiénes se resienten? los de la clase política dominante, quienes han construido el sistema tal y como está. Lo que probablemente veremos es un arreciamiento del discurso morado (o rojo porque no les admitieron el cambio de color) contra el status quo.

Si Guzmán logra capitalizar estos escollos como la turbulencia de un proceso de cambio que la clase tradicional pretende frenar, o si se impone la lógica institucionalista que termine capitalizando Guzmán en la calle, dependerá sólo de él y los suyos. Ahora tiene el caldo de cultivo perfecto para aludir a los tan ansiados esquemas políticos: amigo vs enemigo, buenos vs malos, y sus correspondientes sentimientos: ira, decepción, asco, revancha.

La pregunta final es ¿Quién es David? ¿Quién es Goliat? ¿Se trata de la institucionalidad democrática, incipiente del Perú, como David? ¿Será Goliat el propio Guzmán? En lo personal creo que cualquier persona, o partido, que quiera estar por encima de los procedimientos democráticos convenidos, es peligroso para la estabilidad del sistema.

Hay forma de cumplir con la ley, los procesos, y por algo fueron establecidos. ¿Cuáles son las licencias que deben darse a la clase política?

¿Habla bien de Guzmán decir que los fines justifican los medios? La reflexión más sauriovélica posible.

#SeguiremosPensando

#BrújulaElectoral, no se enamore por internet por @nancyarellano

Cuando muchos hemos escuchado aquello de “relaciones virtuales” nos parece una locura.  Hablo de relaciones creadas por internet, que es diferente a las relaciones de “larga distancia”, aquellas en las que la pareja está separada, por un tiempo, por diversas razones. Del 100% de las relaciones virtuales, digamos que el 98% son fallidas. La razón es simple, una relación virtual no responde a necesidades cotidianas y, como Dr. House diría, la gente siempre, siempre, miente. Así es en la política.

moral-compass.jpg

Cuando “vemos” a un candidato en un afiche, en el Facebook, en un mitin o en una entrevista nos encontramos ante la posibilidad de una relación “virtual”. Esto significa entregar nuestro tiempo, dinero y afecto a una persona que puede ser completamente diferente a lo que deseamos como “pareja política”. Y quiero presentar este término responsablemente. Una pareja conoce tus preocupaciones, te apoya, ayuda y  comprende; asumen juntos el reto de labrarse un mejor futuro. Así es en política, también. En el sentido que hablo, nuestros políticos son nuestras parejas democráticas: los elegimos para que nos acompañen a labrar el camino personal. ¡E incluso nos repartimos tareas! Nosotros trabajamos, y ellos reciben parte de nuestro trabajo en impuestos; nosotros invertimos en industria, y ellos reciben parte de las ganancias a través de los ingresos fiscales.  Ellos deciden sobre un determinado recurso que poseen, y nosotros realizamos la comercialización. Ellos deciden la calidad educativa de nuestros hijos, o los medios de transporte que vamos a usar, o qué conciertos pueden o cuáles no celebrarse en nuestra ciudad. Qué marcas de vehículos usamos o qué cadenas de hoteles pueden prestar servicios en el país. Incluso deciden qué aerolíneas podemos usar para viajar. El Estado está en todo, y nuestro “compañeros políticos” son los que deciden cómo se harán las cosas y cómo podemos nosotros hacer las cosas.

Vuelvo entonces. El noviazgo es el período electoral. Allí nos “enamoran” para que demos el “sí” y nos comprometamos. Ellos prometen fidelidad a sus promesas, no traicionarnos cuando estén en posición de hacerlo, esto es, cuando tengan en sus manos el poder. Nosotros nos comprometemos a entregar lo que nos corresponde, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad.  Desposar políticamente a un político es darle el voto. ¿Creemos en sus promesas? ¿No nos volverá a pegar? ¿Cambiará una vez casado?  Son interrogantes nerviosas que hacemos, si es que las hacemos.

Cuando un sistema político está cansado es como un solterón/ solterona de 50 años que teme a la soledad. Entonces se casa “con el primero que venga” y… ¡cuidado! Él o ella puede vérselas negras. Quizás el remedio es peor que la enfermedad. El matrimonio y el voto son cosa seria,  no hay vuelta atrás, o darla es costosísimo.

¿Cómo protegernos? ¿Cómo decidir bien? Pues así como escogeríamos una pareja. Pensemos en conocerlo/ conocerla, preguntemos por la viabilidad de sus propuestas, leamos un poco sobre cada candidato /candidata, repasemos su historia, pensemos qué es lo más importante para nosotros. Un candidato/candidata que se acerque a nuestra realidad. Que entienda lo rural o lo urbano o, mejor, que entienda ambas realidades; que tenga un equipo para jóvenes y adultos mayores, que comprenda el juego real del poder y los retos del narcotráfico o del terrorismo. Hay que buscar a quien tiene patente democrática y, como en el amor, hay que ver qué defectos creemos tolerables. No hay candidato perfecto, es cierto, pero sí hay candidatos que pueden representarnos más acertadamente, veámonos en el espejo ¿Quiénes somos? ¿Qué queremos? ¿Quién puede realmente crear mejores condiciones para nuestras demandas y proyectos más personales? ¿Con quién me caso democráticamente? ¿A quién le doy mi dinero, y afecto, durante parte de mi vida?

Seguiremos pensando.

@nancyarellano

Four Millennial Marketing Myths

This is an article from Direct Marketing News, but I think is a short, but valuable, analysis about this generation. So, I share with you people, because this world is about all: art, poetry, politics, business and love… we need to know better our enviroment…

Remember… “see, think, rethink and then, only then, do”

…….

Four Millennial Marketing Myths

There’s a major demographic shift happening in the United States—one that marketers can’t afford to ignore: The millennial generation is an estimated 86 million strong in the U.S., and these 18- to 33-year-olds are already making an impact on the social, political, and financial scenes. Accounting for nearly $1.3 trillion dollars annually in consumer spending, according to the Boston Consulting Group, millennials are demanding the attention of marketers across multiple industries.

Norty Cohen, founder and CEO of digital ad firm Moosylvania, says the challenge for marketers is to bust past the myths about millennials and make true—potentially lucrative—connections. “Every part of a brand’s personality needs to come across as being genuine, real, and connected to the same things that millennials are interested in,” Cohen explains. He urges marketers not to make assumptions and to stay away from traditional messaging—which he describes as campaigns that only disseminate messages and don’t tap into the zeitgeist of young consumers. “This is a generation that grew up digitally savvy with a constant slew of messages thrown at them. So there’s no singular message that’s going to connect with them as they multitask on multiple screens.”

Cohen says although there’s no cookie-cutter method for marketing to millennials, dispelling some common myths will produce campaigns that resonate with this generation. Here, the digital strategist dispels four millennial marketing myths.

Myth: Millennials purchase on a whim.
The facts: There’s no doubt this generation of young adults is dealing with some hard financial realities. Millennials are more burdened by financial hardships than the two previous generations—with higher levels of student loan debt, perpetually inflated unemployment rates, and lower levels of personal wealth. With so much financial pressure, millennials tend to research before they purchase. “Marketers can tap into this group with the ability to give them simple pleasures that don’t cost much,” Cohen says. “Look at brands like Starbucks, Gap, Walmart, and even Kroger—all named top brands by this generation. Marketers at those retailers are finding ways to connect and tap into what money millennials do have.”

discoverbrandsmillennials_575897

Myth: Millennials are easy to win over.
The facts: A recent study on millennials by the Pew Research Center reports this generation is less trusting than older Americans—with just 19% saying that most people can be trusted, compared to 31% of Gen Xers and 40% of Baby Boomers. That more cautious attitude can also extend to brands. Cohen says marketers can break down the barriers through real connections. “They know when they’re being marketed to and when they’re being friended,” Cohen says. “Millennials will often stay loyal to brands that aren’t necessarily the most famous but brands that connect to them. If you’re able to cross the friendship line, the brand affinity is tremendous.”

Myth: Millennials are independent buyers.
The facts: Cohen says 85% of millennials in a Moosylvania nationwide survey of 1,000 people reported that they live with someone else—including parents, roommates, and partners. “There’s always a social community around them, and there’s always a digital community around them. So as they follow brands and choose to purchase, the thing for marketers to understand is that millennials are constantly seeking reassurance.” He says that with 57% reporting that they tell friends about their purchases, and 44% admitting they like to show off what they’ve bought, marketers should know that millennials remain digitally connected for support as they shop. “[This gives marketers] some overriding connectivity opportunities,” Cohen says. “Connect with millennials across multiple touch points. Friend them.” He says marketers can build relationships through social media, blogs, how-to guides, and provide fun insights into a brand.

brandsmillennials_575883

Myth: All millennials are counterculture, irreverent hipsters.
The facts: In Moosylvania’s nationwide survey in January, millennials were asked to cite their top three favorite brands—without being given any choices. The group mentioned 620 brands, with Nike, Sony, Apple, and Samsung surfacing as the top four. Cohen says 620 brand mentions from 1,000 participants shows just how diversified this generations is. “Millennials really don’t have any one label,” Cohen explains. He says that marketers need to stay authentic, research the competition, spread content on multiple channels, and invest in content-driven advertising. “They’re incredibly renaissance people who like a lot of different things.”

http://www.dmnews.com/four-millennial-marketing-myths/article/341326/

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: