el minuto antes se hace del silencio

luego se engendra la idea 

fortuita 

casual

causal

del encuentro del camino que el caminante mapea con cicatrices

            en su cuerpo dormido 

                  encallecido 

            – y aún sensible-

un cuerpo-libro-senda-silencio y grito

que desmembra las vivencias y se recrea

-cual mariposa-

             para volar sin alas en el letargo

¿Cuántas vidas le quedan?

-no lo sabe-

Anuncios