El minuto antes

el minuto antes se hace del silencio

luego se engendra la idea 

fortuita 

casual

causal

del encuentro del camino que el caminante mapea con cicatrices

            en su cuerpo dormido 

                  encallecido 

            – y aún sensible-

un cuerpo-libro-senda-silencio y grito

que desmembra las vivencias y se recrea

-cual mariposa-

             para volar sin alas en el letargo

¿Cuántas vidas le quedan?

-no lo sabe-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.